Una de las causas más frecuentes de dolor de espalda es la producida por la inflamación de la llamada articulación sacroilíaca, dolencia que deriva en una sacroileitis o una disfunción sacroilíaca. A las terapias mediante ejercicios o los tratamientos quirúrgicos tradiciones se suma ahora una nueva técnica, la fusión sacroilíaca o artrodesis sacroilíaca percutánea.

¿Qué es la Sacroileítis?

Se trata de la inflamación de las articulaciones ubicadas entre el sacro y el ilíaco de la pelvis. Es decir, un hueso que se ubica en la parte baja de la columna y un hueso de la cadera. Gracias a estas articulaciones trasladamos el peso a la parte superior y caminamos erguidos.

Esta inflamación es la causante de gran parte de los dolores de espalda, afectando a la parte inferior de la misma y a los glúteos y piernas.

Tratamiento convencional

Los tratamientos convencionales pasan por terapia física, combinando malos hábitos con ejercicios que mejores la flexibilidad, inyecciones para reducir la inflamación y tratamientos quiroprácticos para ayudar a mitigar los dolores.

La artrodesis sacroilíaca percutánea

Esta técnica, también llamada fusión sacroilíaca, permite a los cirujanos evitar recurrir a otras técnicas quirúrgicas que generan una serie de molestias al paciente. Por ejemplo, gracias su empleo, los pacientes evitan dolores posoperatorios, heridas y sangrados molestos. Además de lo más importante, se reduce enormemente cualquier riego de reincidencia en el problema.

Además, empleando está técnica mínimamente invasiva se reducen los fallos del implante en hasta un 25% con respecto a otras técnicas quirúrgicas como la fijación sacroilíaca que, al ser abierta, tiene un riesgo mucho mayor.

¿En qué consiste?

La fusión sacroilíaca consiste en introducir implantes triangulares de titanio trabecular. Es decir, se realiza una pequeña incisión y se introduce el implante. Para esto, se emplea el sistema I-Fuse de Si-Bone.

¿Dolor sacroilíaco? Soluciónalo con la artrodesis sacroilíaca percutánea
5 (100%) 3 vote[s]